Hosting Gratis Unlugar.com
Hosting - Registro .Com - Hosting Gratis - Barrio Privado - Mail List - Clasificados Gratis
Promo Hosting Unlugar.com
 

Anomalías en los Genitales

del Niño

 

Existen una serie de anormalidades o variaciones en el aspecto, forma y tamaño de los genitales (pene y testículos) del recién nacido o el niño pequeño.

Muchas de éstas son "variaciones normales" y otras son situaciones temporales. No obstante, existen otras anomalías que pueden requerir tratamiento quirúrgico o evaluación médica urgente.

Vamos a describir estas situaciones de acuerdo a su frecuencia e importancia.

FIMOSIS

  • Se denomina así a la incapacidad para retraer ("remangar") el prepucio sobre el glande en un niño que ya llegó a la edad de tres años. El prepucio es una porción de piel que cubre el extremo superior del pene en el niño pequeño. Algunos niños pueden tener un prepucio retráctil ("remangable") desde recién nacidos, otros no. Ambas situaciones son normales y no deben ser motivo de alarma pues hacia los cuatro años de edad el 95% de los niños ya pueden retraerlo.
  • Hace unas décadas los pediatras recomendaban que para evitar problemas de fimosis los niños fueran sometidos a la circuncisión quirúrgica al nacer. Las razones que se daban fueron las siguientes:
    1. MENOR RIESGO DE CANCER DE PENE. Algunos estudios mostraban que los judíos tenían menor incidencia de esta rara forma de cáncer debido a la ancestral tradición de circuncidar a sus niños. Luego se comprobó que esta incidencia era menor tanto en los judíos circuncidados como en los no circuncidados. Esto significa que la protección no era la circuncisión sinó algún factor genético propio de esta raza.
    2. PREVENCIÓN DE FIMOSIS Y PARAFIMOSIS. Esto es cierto pero hoy se sabe que es normal que un buen porcentaje de niños tenga hasta los tres años de edad FIMOSIS FISIOLÓGICA y que luego ésta desaparezca. Esto no significa que esta situación vaya a continuar toda la vida.
    3. MENOR RIESGO DE INFECCIONES (BALANOPOSTITIS, URETRITIS, INFECCIONES URINARIAS). Esto también es cierto pero como veremos más adelante, si se hace un ejercicio y una limpieza diarios del prepucio y el glande tampoco tiene porqué presentarse infecciones en esta región del cuerpo.
  • Algunos médicos postulan que la circuncisión podría provocar la pérdida de una mucosa de alto valor erógeno. Es decir, el futuro hombre podría ver disminuida su capacidad de experimentar placer sexual.
  • Actualmente ya no se recomienda la circuncisión como una práctica que reporte muchos beneficios de salud al niño. Sólo se mantiene su práctica en algunas partes del mundo por razones culturales (USA) o religiosas (judíos).
  • Lo recomendable es que el niño desde la primera semana de vida debe ser sometido al aseo diario de sus genitales con agua y jabón al igual que el resto de su cuerpo. Este momento debe aprovecharse para hacer un "ejercicio" que consiste en traccionar el prepucio sin violencia ni exageración hasta donde éste ceda y proceder al aseo de la parte del glande que esté visible. La realización diaria de este procedimiento hará que en algunos meses cada vez quede expuesta a la luz una mayor porción del glande. A partir de los cinco años de edad hay que transferir este hábito de limpieza al niño. En algunos casos podría presentarse algún grado de inflamación que obligará al medico a aplicar algún medicamento tópico (crema o unguento).
  • Sólo deben someterse a tratamiento quirúrgico aquellos niños que:
    1. Presenten infecciones repetidas (Balanopostitis, uretritis, infecciones urinarias).
    2. Presenten como complicación una Parafimosis.
    3. Debido a un traumatismo o falta de aseo, se produzca inflamación del prepucio y en vez de disminuir se incremente la incapacidad para retraerlo.
    4. Hayan llegado a los cuatro años de edad y persistan con fimosis.
  • En los niños pequeños se puede apreciar debajo de la piel del prepucio pequeñas "bolitas" o bolsitas de piel que tienen un aspecto blanquecino. Este hallazgo no debe ser motivo de alarma. Se trata de acúmulos de grasa blanca llamada esmegma la cual no conlleva ningún peligro y será espontáneamente liberada conforme se remangue más el prepucio.
PARAFIMOSIS
  • Se trata de un caso raro y extremo de fimosis en el cual una vez retraido el prepucio, el anillo formado es tan estrecho que aquél no se puede regresar a su posición inicial. Conforme pasan los minutos se produce inflamación, dolor e incremento del tamaño lo que dificulta cada vez más la posibilidad de retornar el prepucio a su posición original.
  • Si es tratado rapidamente puede ser reducido (resuelto) sedando al niño y procediendo a emplear un lubricante para traccionar y regresar el prepucio a su posición original. Si el caso ya tiene varias horas de iniciado se requerirá una circuncisión
MICROPENE
  • El tamaño normal del pene en el recién nacido es de 2,5 a 4,2 cm. Cuando el tamaño es inferior se denomina micropene y resulta de alguna falla testicular durante el desarrollo fetal (2° ó 3° trimestre). Puede estar asociado a una serie de enfermedades o anomalías congéntitas:
    • Agenesia pituitaria
    • Sindrome de Kallmann
    • Sindrome de Noonan
    • Sindrome de Prader-Willi
    • Testículos rudimentarios
    • Enanismo
    • Administración Hormonal Materna Yatrogénica
  • Es urgente la evaluación y tratamiento por parte de un Médico Genetista y uno Endocrinólogo con el objeto de definir el sexo real del pequeño y el tratamiento más conveniente.
HIPOSPADIA
  • Esta anomalía consiste en la presentación del meato uretral (agujero final de la uretra por donde se orina) fuera de su ubicación normal en el extremo distal del glande (extremo de la cabeza del pene). Es de grado variable llegando a presentarse el orificio incluso en la base del pene. Ocurre en el 0,1% de los recién nacidos hombres.
  • Puede acompañarse de testículos no descendidos (no se aprecian los testículos en su correcta ubicación) o de hernia inguinal.
  • La evaluación y tratamiento por parte de un genetista y de un endocrinólogo debe ser hecha con rapidez pues se debe descartar una serie de anomalías congénitas:
    1. Genitales Ambiguos
    2. Hiperplasia adrenal congénita
  • Luego se requerirá tratamiento quirúrgico correctivo y estético. Por ninguna razón debe circuncidarse a este niño pues se requiere contar con el prepucio para facilitar el tratamiento quirúrgico.

HIDROCELE

  • Se trata de una acumulación de líquido en las bolsas escrotales (donde se encuentran los testículos) lo que hace que éstas tengan un aspecto "hinchado". Deben ser evaluadas por el médico para descartar:
  1. Ausencia de testículos
  2. Presencia de tumores testiculares
  3. Presencia de Hernia Inguinal
  • En la mayoría de casos se trata de un evento pasajero (hidrocele benigno) el cual desaparecerá antes del año de edad apreciándose una disminución progresiva del volumen de las bolsas escrotales. Si esto no ocurriese se tendrá que emplear un tratamiento quirúrgico.
  • En algunos casos puede existir comunicación con la cavidad peritoneal por lo que el tamaño de las bolsas variará diariamente. Cuando esto ocurre se debe realizar un tratamiento quirúrgico como si se tratara de una hernia inguinal.
CRIPTORQUIDIA
  • También llamado "Testículos no descendidos". Se trata de la ausencia de uno o los dos testículos al exámen físico de las bolsas escrotales del niño (lugar donde normalmente se les encuentra). Se presenta en el 4% de los recién nacidos. Esta cifra es mayor para el caso de los prematuros. En el 30% de los casos es bilateral (ambos testículos).
  • El niño debe ser evaluado para descartar la presencia de otras anomalías o enfermedades congénitas:
    • Hernia inguinal indirecta
    • Torsión Testicular
  • Se puede esperar hasta el año de edad antes de decidir un tratamiento quirúrgico (orquiopexia) u hormonal. No se debe postergar el tratamiento pues pueden aparecer complicaciones muy peligrosas: Infertilidad, Cancer testicular, Torsión Testicular, Infarto Testicular, etc.
TESTÍCULOS RETRÁCTILES
  • También llamado "Testículos en ascensor". Esta situación se debe a la presencia del REFLEJO CREMASTÉRICO que consiste en la tracción que ejercen unos pequeños musculillos sobre los testículos "elevándolos" y "escondiéndolos" dentro del canal testicular por lo que no se pueden observar ni examinar. El fenómeno se presenta como respuesta a estímulos en el pequeño infante: llanto, temor, frío, pujo.
  • Este reflejo no existe en el recién nacido por lo que cuando ocurre los testículos "desaparecen" luego de que habían sido palpados en el primer exámen del niño. Esto es una característica de esta anomalía.
  • Se trata de una condición pasajera. Antes de la pubertad los testículos se quedarán "quietos" en la bolsa escrotal y no se presentarán complicaciones ni se requerirá tratamiento quirúrgico
GINECOMASTIA FISIOLÓGICA
  • Se puede ver en los recién nacidos masculinos la presencia temporal (1 a 2 meses) de tumefacción o aumento de tamaño en las glándulas mamarias (tetillas) las que en vez de permanecer atrofiadas, incrementan su tamaño temporalmente. Esto se debe a la acción de las hormonas femeninas de la madre presentes en la leche materna o debido a su alta concentración en la sangre materna durante el último trimestre del embarazo.
  • Puede acompañarse simultáneamente de descarga de gotas de leche llamada "leche de brujas". NO SE DEBE MANIPULAR O APRETAR LAS GLÁNDULAS MAMARIAS pues ésto sólo provocará que la tumefacción se prolongue más allá de lo usual o que, incluso, se produzca una infección dérmica por estafilococos (mastitis).
  • Este proceso desaparece luego de los dos meses de edad. Si luego de esta edad permanece esta condición se debe hacer una evaluación por parte de un neurólogo (descartar tumores tales como adenoma hipofisiario, prolactinoma) y un endocrinólogo (descartar hipotiroidismo, telarquia).
Ir al Principio

Ir a Temas Anteriores

Ir a Página Principal

Fecha de elaboración: 19-01-00

Dr. José A. Ponce Cevallos